Sugar Daddy Zaragoza: un pez gordo en el Ebro

Las mañas que leen este artículo suelen buscar un Sugar Daddy en Zaragoza que las mime y las cuide. Me encanta este interés por los hombres como yo. Me siento halagado y me gusta que me busquen de vez en cuando. ¿Por qué iba a ser yo el que siempre tome la iniciativa?

💖 Busco Sugar 💸

sugar daddy zaragoza
Y hablando de paquetes…

La Torre del Agua se me queda pequeña

Tengo una empresa de paquetería en Zaragoza, básicamente donde están todas las empresas de logística, tú sabes dónde están. El día a día es estresante y demoledor, acabo todos los días reventado y por eso me resulta difícil tener pareja y mucho menos bebés. Y por esto me metí al SugarDating, vamos.

SugarDating: ¿qué es eso?

¿Mi trabajo? Paquetes todo el día. Tengo una nave con decenas de cintas transportadoras que mueven los paquetes de aquí para allá, ya sabes cómo es. No sé ni a dónde van porque el sistema está automatizado. Un día perdimos uno y casi me da un infarto cuando vi el sello de la Casa Real, ¡menos mal que lo encontramos!

¿La parte buena? Dinero. A veces me siento como el Señor Cangrejo en Bob Esponja, todo el día contando hasta el último céntimo. Me hice Sugar Daddy en Zaragoza porque no tiene ningún sentido que tenga tanta pasta y que a la vez esté tan solo. Sabes, ¿no?

Mogollón de fiestas en la capital del cierzo

Quedé con esta Sugar Baby de Alagón y la invité a que me acompañara a una celebración. Antes de ir, tomamos algo en la Plaza del Pilar. Me explicó que quería emprender un negocio de pequeñas piezas para arreglos en casa. Ella vendería las piezas por internet y una persona se trasladaría para hacer los arreglos. «¿Tu mesa cojea? Nosotros la ponemos recta», recitaba con los ojos encendidos.

No pude parar de reír ante lo estrambótico de la idea, pero en esto de los negocios nunca se sabe. A lo mejor yo, Sugar Daddy de Zaragoza, me estaba tomando una caña con una futura eminencia del emprendimiento. Ya sabes a lo que me refiero.

Cómo ser Sugar Daddy de Zaragoza en una cena

¡Uf! Detesto a los pelotas. Me encanta que me hagan propuestas, me gusta hablar de trabajo, de crecimiento, de posibilidades. Pero no soporto que me vengan con halagos constantemente ni que me den la razón cuando no la tengo. Si estoy diciendo una tontería, prefiero que me lo hagas ver por muy rico que yo sea. Tú sabes cómo es esto.

💖 Clica si buscas un Sugar Daddy maño 🍨

Tampoco me caen bien los otros emprendedores que aparentan demasiado. Las apariencias suelen engañar en los negocios. He conocido fantásticos empresarios en chándal que gestionan sus negocios con mucha mayor eficacia que todos estos trajeados bocachanclas. Menos mal que, como Sugar Daddy en Zaragoza, tengo a mi chica conmigo: «¿nos vamos ya?»

Ya sabes cómo funcionan estas cosas: mucho postureo, mucha tontería, buenos cócteles y risas falsas. Sé que la mitad de ellos me desean lo peor. Que me muera, que me entre una enfermedad, un ataque, que me arruine… lo que sea con tal de sobresalir más que yo. Ésta es la realidad y tú lo sabes muy bien.

¿Has tenido alguna aventura con un Sugar Daddy de Zaragoza y te gustaría compartirla? Pues para eso tenemos una sección de comentarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *