Sugar Daddy Madrid: desde las Torres KIO

Escribo estas líneas desde mi despacho. No quería empezar esta carta con unas palabras tristes, pero no queda mas remedio si quieres entender la historia. Básicamente, mi esposa me dejó por un pintor calzonazos de Vallecas que conducía un Tesla. Un idiota, vamos. Así que me hice Sugar Daddy en Madrid y esto es lo que pasó 👇

💖 Dame Sugar Daddy 🍨

sugar daddy madrid
Pues con mucha delicadeza

Ser Sugar Daddy en Madrid me ayudó a salir del bache

Mi esposa era una persona muy peculiar. Ella era muy bonita, desde luego, y se dejaba querer y mimar. Tenía muchas y muy buenas expectativas de futuro, ella quería ser geóloga y yo la ayudaba todo lo que podía. Estaba pérdidamente enamorado de ella, pero su candor se esfumó cuando, un buen día, conoció a otro.

En este artículo explicamos lo que es un acuerdo sugardating

Yo siempre le dejé total libertad, nunca me preocupé. ¿Dónde iba ella a estar mejor que conmigo si tenía total estabilidad? Pero una noche salió con las fieras de sus amigas y conoció a un tal Manuel que debió embelesarla. Fueron unas semanas muy duras porque ella era mi tesorito, se fue sin más y me dio la impresión de que me hacía mayor.

Y cotilleando por la red di con esta página: SugarDaters. Proponían citas entre personas con estabilidad económica y buena posición social y personas a las que les gustaría conocer a alguien así. Al principio me sonó un poco extraño, pero decidí hacerme una cuenta de Sugar Daddy en Madrid y ahora, por fin, es cuando empieza la parte positiva de la historia 😊

Probablemente soy el más guapo de Madrid

¿Creído yo? No, no, ¡es la verdad! Soy un pivón, de verdad que sí. Ya paso de los cuarenta, pero, como dice el refrán, «el que tuvo, retuvo». Y yo retengo, vaya que si retengo. Así que me metí en la web que decía y estuve hablando con muchas chicas. ¡Rejuvenecí! Me costó decidirme pero, finalmente, quedé con una de ellas.

Esta chica se llamaba Concha y decía que quería estudiar. Estuvimos hablando toda la noche sobre nuestras vidas, nuestras esperanzas y nuestros errores. Pensaba que lo de ser Sugar Daddy en Madrid iba a ser muy incómodo, pero esta chica tenía algo especial: era muy fácil hablar con ella y se notaba que leía los periódicos. En cierto momento pensé que me iba a enamorar de nuevo 💑

Así terminó la historia y así recuperé la confianza en mí mismo

Paseamos por la Castellana y el nivel de conexión era altísimo. En ese momento, mi ex estaba, por primera vez en mucho tiempo, fuera de mi cabeza. El roce de nuestras manos bastó para saber en qué punto estaba la situación. Otra mano se pegó a su cintura como si fuera un imán. La luz de una farola nos iluminaba como en un plató de cine. Beso 💋

¿Buscas un Sugar Daddy madrileño? Inscríbete en SugarDaters

Yo era un Sugar Daddy de Madrid eufórico, de verdad que sí. No puedo explicar con palabras la maravilla de pasear de la mano de esta chica por una de las arterias principales de la capital. ¿Amor? Qué va. Éxtasis, catarsis. Seguimos paseando y, sin darnos cuenta, estábamos a las puertas de las Torres KIO, donde tengo mi despacho.

Le pregunté si quería subir a ver la noche madrileña desde la última planta y contestó que sí. La vista era espectacular, una cosa llevó a la otra y terminamos haciendo el amor de forma salvaje en la mesa de mi despacho, arropados por las estrellas de la capital. Ella pedía más, yo se lo di todo y recuperé así la confianza en mí mismo. Ella es ahora mi tesorito 💎

¿Eres un Sugar Daddy en Madrid o tienes alguna historia interesante con uno? Si quieres, nos lo puedes contar debajo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *