Sugar Advisor: “Dolce far niente” – La belleza de no hacer nada

Dolce far niente – La belleza de no hacer nada

 

banner espanol

 

Seguramente muchas de ustedes vieron la película Comer, Rezar, Amar (Eat, Pray, Love). Yo la vi, tal vez… 50 veces. Apuesto que a la mayoría de las mujeres les encantaría buscarse a sí mismas en uno de esos paraísos como Elizabeth Gilbert; descubriendo culturas sin preocupaciones, en completa soledad. Así me lo imaginaba. Empecé en Roma igual que ella. Las cenas deliciosas a solas y las largas caminatas por las ruinas históricas me aburrieron en una semana.

Mis vacaciones romanas no duraron mucho. Hasta toleré 4 kilos de más como aconsejaba Elizabeth, “tienes que amar tus llantitas.” Desafortunadamente, no pude ir a la India. No me gusta caminar sobre caca de vaca y meditar todo el día. Perdóname Elizabeth.

 

De mi diario en Bali:

Sin embargo, volé a Bali. Fue un viaje patrocinado por mi Sugar Daddy. Un sueño hecho realidad. El internet siempre me dijo que los boletos hacia allá estaban fuera de mi rango de precios. Lo acepté. Me imaginé en una bicicleta cruzando la jungla y abriendo mi alma con la ayuda de un gurú espiritual. Estaba completamente alejada de la realidad.

Volé con la aerolínea Emirates, obviamente con bastantes lujos. Pero una realización brutal me estaba esperando en mi destino. Mi Sugar Daddy se tuvo que quedar una semana más en Europa. Ya sabes, obligaciones laborales. Sólo eran 7 días en una cultura completamente distinta. Elizabeth pasó meses ahí. Me dije, “tú puedes”.

El siguiente cubetazo de agua fría fue que Bali no se veía como yo me imaginaba. Había ruido, contaminación, turistas, motos – en corto, caos. “¿Cómo me voy a encontrar a mí misma aquí?” “¿Cómo va a haber aquí paz mental?” Me pregunté. Mi Sugar Daddy me puso en un hotel de clase media. Qué elegante. Al aire acondicionado era malo y se comía arroz pegajoso todo el tiempo; noche y día. Bueno, me voy a dejar de quejar. Estaba en una de las islas más bonitas de Indonesia sin preocupaciones ni lazos; libertad. Pasé toda la semana explorando la ciudad y probándome a mí misma. Tuve varios momentos de debilidad. Me perdí, me quemé y me hice amiga de una cucaracha. No encontré la paz, pero sobreviví.

Llegó él. Casi me derrito cuando lo vi en el aeropuerto. No porque estaba a 35 grados centígrados, sino porque se veía tan guapo: alto, bronceado, musculoso, encantador y lleno de energía (la lista es más larga). Sus ojos azules eran como el océano en las islas Phi Phi. Su sonrisa era blanca, fascinante y seductora. Era un excelente amante, apasionado pero no atosigador. Sin embargo, no me pude enamorar. Era parte del arreglo. Lo que significa que sí pude, pero lo tuve que esconder. Él no quería estar apegado; quería vivir como si no hubiera mañana. Sus deseos fueron órdenes. Yo fui una excelente compañía en su vida social, su cama y en conversación. Me abrí como un libro. Tenía que. Quería vivir momentos inolvidables que me acompañaran para siempre. La mitad de ustedes están enojados y pensando “te vendiste”. Pero te voy a explicar algo; no me vendí, vendí mi compañía.

En las siguientes semanas, viví exploración, aventura, jungla, la mejor tártara de atún y la dulce vida de una Sugar Baby de viaje. Pero una Sugar Baby inteligente. Una que conoce sus valores y que tiene los pies en la tierra. ¿Cuáles son las metas de una típica Sugar Baby en sus vacaciones exóticas? Tener la piel bronceada en lugar de quemada, un vestido suelto de Zimmermann (que está de moda) y rayos en el cabello al estilo surfista; deleitarse y gozar de las vistas, los licores y su compañía. Puedes sentir tu apreciación por cada momento especial que puedes experimentar gracias a él. Aspira a más que estar echada en la playa. Ya sé que explorar los “paraísos turísticos” no es el mejor entretenimiento, pero enséñale que descubrir otras culturas también puede ser interesante. Especialmente cuando te pones una minifalda y todos los hombres te voltean a ver cuando pasas. Tu Daddy se va a sentir como macho alfa. Se va a motivar a salir, te lo prometo.

 

Sinceramente tuya,

Sugar Advisor

 

Siempre puedes escribirle a Oliwia en oliwia.misiak@gmail.com o mandar un mensaje directo a @SugarAdvisor en Facebook.

Dale un me gusta a Sugar Advisor en Facebook, y no se te olvide estar en contacto con nosotros en Instagram,  Facebook MéxicoFacebook EspañaTumblr! y como SugarDaters en Snapchat.

 

Puedes encontrar la versión original en inglés aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *