Sugar Advisor: “La chica en el tren”

La chica en el tren

 

Sugar advisor

 

Suiza. La tierra prometida. Paraíso fiscal. Si puedes pagar un fondue de queso Emmental de 100 euros, ganaste en la vida. Tuve el placer de vivir la magia de los Alpes. La opulencia y la riqueza del gusto en la comida y la vida.

 

Del diario de la Sugar Babe:

Vamos a regresar en el tiempo a enero de 2017. Estoy sentada en el aeropuerto. Salida otra vez. Destinación: Ginebra. Específicamente: Verbier. Un pueblito en el suroeste de Suiza. Escape hacia lo extraordinario. Un parque de esquí para la realeza. Mi Sugar Daddy es dueño de un chalet “modesto” ahí. Bagatelle, una cabaña de 5 cuartos con una vista espectacular.

En los centros turísticos de esquí más lujosos como Verbier, St Moritz o Chourchevel, todos los días son iguales. Primero, la élite baja la montaña esquiando un par de veces para calmar la resaca. Después, a arrancar la siguiente. Con todo y que la temperatura está entre los -10 y -15 grados centígrados, los clientes de siempre, ya satisfechos, se sientan afuera. Después de todo, la función principal del alcohol es calentar el cuerpo y el alma.

¿Los accesorios irresistibles? Las chamarras Moncler, gorros de piel de zorro y sonrisas superficiales. Hay dos razones por las que ellos están ahí; por las condiciones para esquiar, que son fuera de este mundo, o por los salones. El vino excelente fluye y se consume el queso exquisito. ¿Cuál es tu papel ahí? Ser excelente compañía. Entretenerlos y disfrutar el licor. Después del Après Ski obligatorio (entretenimiento post-esquí). Es una experiencia inusual PARA MÍ. Para ellos, es nada más la rutina. La realeza sudorosa ahogando sus penas en el alcohol tibio en el amargo aire helado de la montaña. Obviamente, me sentí enferma. Pero, por suerte, mi daddy se hizo cargo de mí. Fue solo. Sentí alivio. Al fin pude descansar del glamuroso estilo de vida.

Estoy sentada en el tren a Verbier. Es la primera vez que no me recoge en el aeropuerto de  Ginebra. En poco tiempo voy a estar ahí y experimentar todas esas actividades “fascinantes” otra vez.

¿Sabes a qué me recuerda el fondue? A un ambiente pegajoso. En este círculo de gente rica, todos se conocen. La combinación de amistades, negocios, romances y un poco de pretensión. Se están remojando como las baguettes en la sopa. Es abundante y grasoso, pero tiene un muy buen sabor y todos están dispuestos a probarlo. Entiendo que es una locura comparar a un grupo de gente con el queso derretido. Discúlpame. A veces tengo asociaciones irracionales. Especialmente cuando paso mucho tiempo con estas peculiares personas.

Casi se me olvida mencionar un fin de semana inolvidable en Sankt Moritz. Nunca había experimentado tanto esplendor y presión social. Algunos lugares en el mundo, simplemente son únicos. Yo me considero una persona que critica a los demás (como probablemente ya te has dado cuenta), pero el juicio más severo que he sentido dirigido hacia MÍ, lo viví ahí. No es sólo sobre tu aspecto y el tamaño de tu cartera. Es sobre tus orígenes, tus tradiciones familiares; cosas que no pudiste haber elegido o ganado. Está en tu sangre. Por supuesto, puedes comprar tu lugar en la “familia de St Moritz”, pero en el fondo, nunca vas a poder ser uno de ellos. Las familias más ricas de Europa han reinado ahí por siglos. Es “su” maravilloso lugar de invierno, no el nuestro; el de los plebeyos.

 

Sinceramente tuya,

Sugar Advisor

 

Siempre puedes escribirle a Oliwia en oliwia.misiak@gmail.com o mandar un mensaje directo a @SugarAdvisor en Facebook.

Dale un me gusta a Sugar Advisor en Facebook, y no se te olvide estar en contacto con nosotros en InstagramFacebookTumblr! y como SugarDaters en Snapchat.

 

Puedes encontrar la versión original en inglés aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *